top of page
Buscar

Un rápido repaso de esta situación que nos parecía surrealista

Actualizado: 23 mar 2022

Echando la vista atrás, parece lejano el inicio de la situación de pandemia, pero en breves celebraremos el segundo aniversario desde que se dictaminó el confinamiento.


Durante este tiempo hemos conocido a numerosas personas de nuestro entorno que han incubado el COVID-19, incluso nosotros mismos, y más en estos últimos meses con la variante OMICRON con la que su transmisión resulta ser más rápida.


Como responsabilidad social, gran parte de la población ha seguido las indicaciones y ha tomado precauciones con el fin de no expandir este virus a familiares, conocidos ni otros ciudadanos.


Cierto es que, cuando se ha tratado de personas infectadas que se relacionan con personas mayores o incluso estos últimos, las precauciones han sido más severas. Se ha demostrado desde el inicio de la pandemia que las personas de avanzada edad son el principal foco de preocupación debido a que son la parte más vulnerable de la población y por ello el sentimiento de solidaridad del país ha aflorado.


Debido a ello, la mayor parte de los centros de mayores de España (principalmente centros de día y residencias de ancianos) han tomado iniciativas y acciones para frenar el avance de esta situación, pero la expansión masiva y su desconocimiento total ha sido superior a lo que cualquier persona, gobierno o dirección se imaginaba, convirtiéndose de esta manera en la principal preocupación del Estado en cuanto a infección, hospitalización y mortalidad.


"ningún gobierno había previsto que el coronavirus fuese tan letal" Jordi Puigneró i Ferrer

Por suerte, parece ser que las nuevas medidas de contención y de no propagación, junto con la vacunación de gran parte de la población, están dando resultados positivos, disminuyendo así el número de centros con casos COVID-19 y de mortalidad.



Jordi M.




2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page